SHARE

El pueblo mágico de Tepoztlán, que debe su nombre a laTepozteco lengua náhuatl y significa ‘lugar del hacha de cobre’, es uno de los más bellos situados en el estado de Morelos. Muy cerca de la Ciudad de México, a tan sólo 90 minutos, llegar a este sitio es respirar naturaleza y tranquilidad; al menos por el fin de semana no necesitarás más, así que ponte cómodo porque no hay mejor lugar para olvidarte de los problemas.

 

El atractivo principal es el cerro del Tepozteco, al cual debes llegar a la cima para sorprenderte con su pequeña zona arqueológica, una pirámide construida por los Xochimilcas a fin de adorar al dios del pulque. Cada año es visitada por miles de turistas para tener las mejores tomas del pueblo que estará a la vista y si la subida no te quitó el aliento, la panorámica seguramente lo hará.

En febrero se realiza el Carnaval del pueblo, fechas en las que podrás presenciar la famosa danza de los chinelos y empaparte de la cultura de los habitantes locales. Sus calles son empedradas y no te cansarás de recorrerlas, pues a cada paso verás una construcción atractiva o algún sitio donde reposar mientras degustas una nieve típica de conocido local llamado Tepoznieves. Beso de ángel, pétalo de rosas, tequila, tú elige el sabor que más se identifique con tu paladar.

 

Si lo que buscas es un poco de historia y religión, entonces debes conocer el templo y Ex Convento de la Natividad, cuya edificación corrió a cargo de indígenas tepoztecos a mediados del siglo XVI y bajo la comanda de los frailes dominicos, que lo habitaron una vez concluido. Como podrás dilucidarlo por su nombre, está dedicado a la Virgen de la Natividad. Una vez que te adentres al museo, los frescos, pinturas antiguas y figuras religiosas te dejarán con la boca abierta. Podrás conocer también un poco más sobre la vida que llevaban los frailes al interior, ya que se conservan partes de sus habitaciones y el tocador.

  

El Museo Carlos Pellicer contiene una grandiosa colección de objetos arqueológicos que no puedes pasar por alto. Una vez cubierta esta parte, da un paseo por su tianguis dominical, donde comerás delicioso y siempre hay platillos para escoger. No te arrepentirás de tu visita a Tepoztlán y querrás regresar una y otra vez. ¡A disfrutar!

En la cima del Tepozteco encontraras Coatís, que pueden parecer un poco agresivos, esto es porque la gente les da comida, y esperan que tu también les des comida. Sigue las reglas del lugar y evita darles alimentos para que se vuelvan a adaptar a su entorno natural y no sean dependientes de nosotros. Ten presente que si un Coatí ataca a un humano porque busca comida, sera sacrificado.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here